El acuerdo se enmarca en el desarrollo de la Agenda 2030, un compromiso global que busca el desarrollo sostenible.

UNESCO y FAO se alían para erradicar hambre y sobrepeso en Latinoamérica y Caribe

201
201

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) firmaron un acuerdo para implementar políticas que erradiquen el hambre y el sobrepeso en América Latina y el Caribe.

“Impulsaremos iniciativas, políticas y programas desde el sector educativo que contribuyan a mejorar la educación para la salud, fomentando el bienestar de los niños y niñas en edad escolar de la región a través de una mejor alimentación y nutrición”, informaron ambos entes en un comunicado.

El acuerdo se enmarca en el desarrollo de la Agenda 2030, un compromiso global que busca el desarrollo sostenible.

El acuerdo, firmado en la oficina regional latinoamericana de la UNESCO, se titula ‘Seguridad nutricional y alimentaria entre niños, niñas y adolescentes América Latina y el Caribe’ y propone medidas para combatir uno de los grandes males del continente.

El texto da respuesta al último informe de la FAO, que muestra que aunque la desnutrición crónica infantil cayó un 24,5 % desde 1990, aún existen casi seis millones de niños afectados por este problema.

También resaltaba el avance del sobrepeso, “un grave problema” de salud pública regional que afecta al 7% de los menores de cinco años.

“Que 3,7 millones de niños sufran sobrepeso en la región es algo inaceptable. Estamos poniendo el riesgo el futuro de toda una generación de latinoamericanos y caribeños. El momento de actuar es ahora, por eso hemos construido esta alianza con la UNESCO”, explicó el representante regional de la FAO, Julio Berdegué.

También indicó que la región debe realizar “el mismo esfuerzo” que le permitió mejorar los índices de desnutrición infantil crónica y aguda para enfrentar la obesidad y el sobrepeso.

Para ello, pidió a los gobiernos que asuman esta tarea como una prioridad y conviertan a la alimentación escolar en un arma clave en la batalla contra la malnutrición.

“Estos programas han tenido efectos muy positivos en la juventud de la región, ya que refuerzan la continuidad del ciclo nutricional, fortalecen la cultura alimentaria y participación social en la creación de hábitos saludables”, comentó Berdegué.

Por su parte, la directora de la UNESCTO en Santiago de Chile, Cecilia Barbieri, recalcó la importancia de un patrón de alimentación sano en el aprendizaje de los jóvenes y señaló que el acuerdo permitirá a los dos organismos unir fuerzas para mejorar el acceso a alimentos saludables.
..Redacción

In this article