Se estudian nuevas técnicas menos invasivas y menos costosas

Desarrollan un sistema de detección precoz del Alzheimer a través del habla

“Queremos dar a los médicos las herramientas para detectar elementos que, a simple vista, no se ven y que pueden ayudar a diagnosticar las patologías"

1036
1036

Estudios recientes revelan que el número de afectados por Alzheimer aumentará de forma significativa en las próximas décadas, sin embargo existe una serie de factores que puede ayudar a modificar, de algún modo, el inicio de la enfermedad. Algunos estudios han llegado a indicar que unos hábitos de vida saludables pueden reducir hasta el 40% de los casos. Además, la identificación en fases tempranas de la enfermedad, puede ayudar a desarrollar nuevos tratamientos.

Actualmente, para hacer un diagnóstico clínico del Alzheimer se realizan exámenes médicos, test neuropsicológicos, neuroimágenes, análisis del líquido cefalorraquídeo y análisis de sangre. Toda una serie de pruebas que, además de ser invasivas, tienen un gran coste económico. Por ello resulta interesante apostar por técnicas de diagnóstico inteligente no invasivas, ya que pueden ser herramientas valiosas para la detección temprana de demencias. Una de las técnicas no invasivas de apoyo a la detección de enfermedades relacionadas con la demencia, es en la que está trabajando actualmente el grupo de investigación multidisciplinar ELEKIN de la Universidad del País Vasco (España). En el estudio colaboran, entre otros, asociaciones de familiares de enfermos de Alzhéimer, Universitat de Vic, TecnoCampus Mataró (Universitat Pompeu Fabra), Center for Biomedical Technology (Madrid), Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y CITA-Alzheimer, un centro de investigación y terapias avanzadas.

‘Automatic Spontaneous Speech Analysis (ASSA)’: “Análisis automático del habla espontánea”, es como se denomina esta metodología basada en la grabación que se hace a los pacientes mientras hablan sobre alguna de sus experiencias en un ambiente relajado y distendido.

La metodología tiene en cuenta una serie de parámetros a medir, como son las pausas que el paciente hace cuando intenta recordar una palabra que quiere decir; no altera ni bloquea al paciente en absoluto, ya que este no percibe la prueba como algo estresante o que le produzca la sensación de estar siendo estudiado.

Las pruebas son realizadas tanto a personas que no han desarrollado la enfermedad como a personas que tienen antecedentes familiares, así como con enfermos, en colaboración con los centros médicos y siempre respetando los criterios éticos y los protocolos correspondientes, tal y como explica Karmele López de Ipiña, coordinadora del grupo de investigación ELEKIN.

La relevancia de esta investigación puede poner en entredicho el uso de las pruebas invasivas para la detección del Alzheimer, sin embargo Ipiña destaca el hecho de que el objetivo de esta investigación no es otro que aportar herramientas a los profesionales clínicos para que puedan hacer diagnósticos de una manera menos invasiva. “Queremos dar a los médicos las herramientas para detectar elementos que, a simple vista, no se ven y que pueden ayudar a diagnosticar las patologías o bien, a hacer un seguimiento ambulatorio más preciso”, explica.

A nivel internacional se está trabajando mucho en estas líneas de investigación, aunque el sistema ASSA todavía no se utiliza, debido a que se trata una técnica en desarrollo e investigación, “llegará un momento en que tengamos el sistema dispuesto para que sea utilizado regularmente para evaluar a los pacientes”, concluye Ipiña.
..Emilio Ramirez

In this article