Ocurre sobre todo en mujeres que han utilizando técnicas de reproducción asistida

Se relaciona toxina ambiental con posible pérdida del embarazo

Los ftalatos se pueden encontrar en muchas bebidas de plástico y envases de alimentos, cosméticos y juguetes

518
518

Según los resultados de un nuevo estudio existe una asociación entre la pérdida del embarazo y las concentraciones urinarias elevadas de sustancias químicas que provocan perturbaciones endocrinas, conocidos como ftalatos, sobre todo en mujeres que se han quedado embarazadas utilizando técnicas de reproducción asistida.

Los ftalatos se pueden encontrar en muchas bebidas de plástico y envases de alimentos, cosméticos y juguetes, y se pueden detectar en la orina de más del 95% de la población en Estados Unidos, según comentó el investigador principal Carmen Messerlian, de la Harvard T.H. Chan School of Public Health de Boston.

No obstante, los resultados del estudio podrían no ser generalizables a todas las mujeres si tenemos en cuenta problema que puedan tener de fertilidad. Y es que, según la Dra. Messerlian , “parejas subfértiles que conciben un hijo mediante reproducción asistida pueden ser más sensibles a los efectos adversos de los disruptores endocrinos”. La Dra. Messerlian presentó los resultados del estudio, que ha sido el primero en reportar esta asociación adversa y que ha sido premiado en la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva de 2015.

El Estudio EARTH
El grupo de investigadores utilizó los datos del Estudio Ambiental y Salud Reproductiva (EARTH), un estudio de cohorte prospectivo de parejas que recibieron un tratamiento de fertilidad en el Hospital General de Massachusetts desde 2004 hasta 2012. En él participaron 256 mujeres y hubo 303 embarazos. De éstos, el 73% utilizó la fertilización in vitro y el 27% restante la inseminación intrauterina.

Cada mujer proporcionó dos muestras de orina (una antes de la transferencia de embriones y otra en el día de la transferencia), que fueron evaluadas para detectar la presencia de metabolitos de ftalato Di (2-etilhexil) en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. De los 303 embarazos, 82 de ellos (un 27%) terminaron antes de las 20 semanas de gestación y 31 de ellos fueron pérdidas bioquímicas, tal y como se informó.

En las mujeres con niveles elevados de ftalato urinario antes de la concepción se produjo un aumento en el riesgo de una pérdida de embarazo bioquímico y un aumento del 10% al 60% en el riesgo de la pérdida del mismo antes de las 20 semanas. De hecho, el índice de pérdida de embarazo bioquímico fue significativamente mayor cuando los niveles de ftalatos urinarios estaban en el cuartil más alto, más que cuando estaban en el cuartil más bajo (17% vs 4%, p <0,05). Además, el riesgo relativo de pérdida del embarazo bioquímico en el cuartil más alto de ftalato urinario, en comparación con el cuartil más bajo, fue de 3,4 (P tendencia = 0,04), después de ajustar covariables como la edad, índice de masa corporal, el tabaquismo, y el diagnóstico de la infertilidad. Del mismo modo, la pérdida antes de las 20 semanas de gestación fue significativamente más frecuente en el cuartil más alto de ftalato urinario, en comparación con el más bajo (39% vs 23%, p <0,05). Y en el modelo de regresión totalmente ajustado, el riesgo relativo de pérdida total de embarazo en el cuartil más alto, en comparación con el más bajo, fue de 1,6 (P tendencia = 0,06)."No sabemos el mecanismo, pero algunos han planteado la hipótesis de que afecta al propio óvulo y, por lo tanto, la calidad del embrión, o que afecta a su implantación” comentó la Dra. Messerlian.

Una investigación anterior realizada por el Dr. Messerlian y su equipo, ha demostrado que los folículos antrales se reducen de manera significativa en las mujeres con una mayor exposición a los ftalatos, “por lo que también tienen significativamente menos óvulos”, puntualizó. A pesar de que se ha visto la asociación entre la exposición a los ftalatos y la pérdida del embarazo en las mujeres expuestas a niveles ocupacionales de ftalatos, sólo tres estudios han demostrado esta asociación en el público en general, y ninguno lo ha hecho en mujeres infértiles. En el público en general, la asociación “se debe principalmente al hecho de que los ftalatos afectan la endocrinología materna o fetal, igual que la invasión del trofoblasto extra-velloso“, comentó el investigador principal del estudio más reciente de población en general, el Dr. Jianying Hu de la Universidad de Pekín en China.

El Dr. Hu también insiste en que los médicos deben aconsejar a los pacientes a reducir su exposición a los ftalatos: “Es difícil reducir la exposición a ftalatos debido a su alto volumen de producción, el uso amplio en nuestra vida, y la ubicuidad del medio ambiente“, explicó el Dr. Hu. “Sin embargo, podemos reducir su exposición evitando utilizar platos de plástico y reduciendo el uso de cosméticos, que también tienen ftalatos“.
..Susana Calvo

In this article