Las autoridades médicas han celebrado el anuncio, ya que llevaban varios años reclamando una medida similar

Reino Unido aprueba un impuesto sobre bebidas azucaradas para combatir la obesidad

"Toda la evidencia que tenemos demuestra que un impuesto sobre las bebidas azucaradas se traduce en una disminución de su consumo"

499
499

El secretario del Tesoro británico, George Osborne, anunció ayer que el Gobierno impondrá el llamado “impuesto del azúcar” a los refrescos azucarados con el objetivo de frenar la obesidad. La medida, que ya está en vigor en países como Francia, Italia o México, no entrará en vigor en Reino Unido hasta dentro de dos años.

Durante la presentación del presupuesto 2016-2017 en el parlamento, Osborne declaró que introducirán “un nuevo impuesto a la industria de los refrescos, que será recaudada a las empresas e introducida en dos años para darles tiempo a cambiar la composición de las bebidas, que se han convertido en uno de los principales factores de la obesidad infantil”. Reino Unido es uno de los países con mayores niveles de obesidad de la Unión Europea: un 61,9% de los adultos y un 28% de los niños entre 2 y 15 años tienen sobrepeso.

En lugar de exigir un sobreprecio a los consumidores, el Gobierno británico pasará factura directamente a los fabricantes, y el impuesto se aplicará direfenciando por un lado las bebidas con más de 5 gramos de azúcar por 100 mililitros y por otro, bebidas con más de 8 gramos (lo que afectará principalmente a las bebidas anunciadas como “deportivas” o isotónicas). Los zumos de fruta, las bebidas lácteas y las de pequeños productores quedarán excluidos.

Las autoridades médicas han celebrado el anuncio, ya que llevaban varios años reclamando una medida similar. “Toda la evidencia que tenemos demuestra que un impuesto sobre las bebidas azucaradas se traduce en una disminución de su consumo”, manifestó la doctora Alison Tedstone ante el Parlamento.

No ha sido así en el caso de las empresas fabricantes de refrescos, que vieron desplomarse sus acciones tras el anuncio del impuesto.

El chef Jamie Oliver ha sido otro de los grandes defensores de la medida, que en su documental Sugar Rush denunció los subterfugios usados por las grandes compañías de alimentación para negar los efectos en la salud de los niños (desde la obesidad a la diabetes de tipo 2), llegar a ellos con las estrategias engañosas de marketing y manipular la información que se ofrece en lo envases para ocultar el altísimo contenido de azúcar (de ocho a quince cucharadas en bebidas de 250 mililitros).

El impuesto del azúcar no sólo serviría para reducir el consumo de los productos dañinos para de nuestros hijos, sino que también pondría a las todopoderosas compañías en su sitio y en el nombre de la salud pública“, subrayó Oliver.

Con el nuevo impuesto se estima recaudar al año unos 520 millones de libras (cerca de 744 millones de dólares), que se destinarán a programas de promoción del deporte en las escuelas.
..Susana Calvo

In this article