Según un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Oncology

Realizar ejercicio diario reduce las posibilidades de recaer en un cáncer ya curado

189
189

Hacer ejercicio es un hábito saludable para cualquier persona. La actividad física disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y otras dolencias como la obesidad.

Pese que los beneficios del ejercicio sobre la salud son claros, el 80% de los oncólogos, no recomiendan actividades deportivas a sus pacientes. Este hecho se debe, por una parte, a la escasa experiencia en medicina deportiva de la mayoría de los oncólogos. Pero además, existe una enorme falta de adherencia a los hábitos deportivos por parte de los pacientes, que le ha restado importancia a un aspecto tan fundamental para la salud.

Realizar ejercicio diario reduce las posibilidades de recaer en un cáncer ya curado

Las personas que han superado un cáncer, suelen ser igual de inactivos y presentan hábitos de vida sedentaria de la misma manera, que la mayoría de la población. Igualmente, encuentran dificultades para ir al gimnasio con asiduidad y suelen abandonar la inscripción a su club deportivo. Pero lo cierto, es que realizar ejercicio diario reduce las posibilidades de recaer en un cáncer ya curado, además de aportar otros beneficios contribuyendo a la salud y a sentirse bien.

Un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Oncology propone una serie de pautas que serían de ayuda a los oncólogos a la hora de recomendar a sus pacientes tratamientos deportivos o de fisioterapia.

Las encuestas sitúan al oncólogo como una figura de referencia y confianza para el paciente. Por ello, el trabajo publicado por Hasdcastle y Cohen, recomienda emplear, al menos, 30 segundos del tiempo de consulta, a la salud deportiva del paciente.

En primer lugar, una encuesta breve sobre los hábitos activos del paciente será de valor para definir su grado de actividad física e implicación con el ejercicio. Además, un pequeño “coaching” motivacional sobre la praxis deportiva ayudará al paciente a adherirse al tratamiento. Caminar o desplazarse al trabajo en bicicleta, son pautas con mejor acogida entre los pacientes que realizar actividades supervisadas o acudir al gimnasio con regularidad. Entregar al paciente estas recomendaciones por escrito, suele mejorar su compromiso con las pautas deportivas prescritas.

Por otro lado, la colaboración del oncólogo con especialistas de la actividad física y fisioterapeutas, puede contribuir muy positivamente a un mejor diseño de pautas médico-deportivas acorde a cada paciente.
..Io almagro

In this article