Según el abogado de la paciente, uno de sus cirujanos trató de encubrir el error

Paciente acusa a doctores de haberle extirpado parte equivocada del cuerpo

Los médicos le extirparon parte de su séptima costilla en lugar de la octava, lo que le obligo a someterse a una segunda operación para extirpar la porción correcta

553

El Hospital Yale-New Haven ha sido demandado por una paciente por haber extirpado “supuestamente” parte de una costilla que no era el objetivo de la operación y después intentar ocultar el error.

La paciente de 60 años, Deborah Craven, fue operada el año pasado para eliminar parte de su octava costilla debido a una lesión precancerosa pero, de acuerdo con la demanda presentada en el Tribunal Superior de Connecticut, los médicos le extirparon parte de su séptima costilla, lo que le obligo a someterse a una segunda operación para extirpar la porción correcta.

Los responsables del Hospital declararon y reconocieron “que hubo un error, informamos a la paciente y nos disculpamos con ella, e inmediatamente lo reportamos al Departamento de Salud de Connecticut“, pero según el abogado de Deborah, Joel Faxon, ella nunca recibió tales disculpas y dijo que uno de sus cirujanos trató de encubrir el error. Este error fue descubierto cuando la paciente se quejó de dolor después de su cirugía. Le tomaron una radiografía, y el Dr. Anthony Kim, profesor adjunto de cirugía en la Universidad de Yale, informó a Deborah que se había extirpado la costilla equivocada.

Sin embargo, según la denuncia, el Dr. Ricardo Quarrie le comunicó a la paciente que los cirujanos “no habían quitado suficiente costilla durante la operación y, por esa razón, ella necesitaría someterse a otra cirugía“. Para el abogado de la acusación, “hacer que la paciente se sometiera a otra cirugía el mismo día, sin dar una explicación por la verdadera razón detrás de la segunda cirugía es simplemente engañoso“. Deborah solicitó específicamente que Quarrie no estuviese involucrado en la segunda cirugía, pero los registros médicos muestran que sí lo estuvo, apuntó Faxon.

La demanda incluye además que la costilla correcta había sido marcada antes de la cirugía con espirales de metal y tinte y que los cirujanos deberían haber sabido que estaban operando la costilla equivocada y haberse dado cuenta de su error inmediatamente después de la cirugía porque no removieron los espirales como indicadores. Además se les acusa de no haber hecho una radiografía después del procedimiento para asegurarse de que se había hecho correctamente.

Por su parte, el hospital declaró que está “comprometido a proveer la atención más segura y de mayor calidad posible. Sin embargo, incluso en las mejores organizaciones pueden ocurrir errores médicos. Cuando ocurren, nuestra meta es reconocerlos, aprender de ellos, y asegurarnos de minimizar cualquier posibilidad de que vuelvan a ocurrir“.
..Susana Calvo

Compartir
In this article