El mosquito Aedes aegypti, transmisor de la enfermedad, busca zonas de agua estancada para reproducirse

Ministerio de Salud de Paraguay considera la eliminación de los criaderos de mosquitos la mejor vacuna contra el dengue

Aunque países como Brasil, México, y Filipinas autorizan el uso de una vacuna contra el dengue, el Ministerio de Salud paraguayo recordó que ninguna vacuna consigue eliminar al mosquito que transmite la enfermedad

1177
1177

El día de ayer el Ministerio de Salud de Paraguay declaró que la eliminación de criaderos del mosquito Aedes aegypti, vector del dengue, es “la mejor de las vacunas contra la enfermedad“, y recordó que la vacuna que se está utilizando en algunos países está lejos de ser del todo efectiva.

Según el Ministerio, hay riesgo de que se produzca una epidemia tras las inundaciones de diciembre, que en Asunción han anegado barrios enteros y desplazado de sus hogares a unas 100.000 personas, por lo que la eliminación de los criaderos debe de ser una prioridad para las autoridades y la ciudadanía.

Tanto el dengue, como el virus chikunguña y zika, se transmiten a través del mosquito Aedes aegypti, que busca zonas de agua estancada para reproducirse.

Sonia Arza, titular del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), comentó: “Si hacemos ese pequeño esfuerzo como ciudadanía, eliminando estos criaderos, tendremos la mejor de las vacunas, ya que no solo evitaremos la enfermedad, sino que eliminaremos al que la transmite“.

Si bien es cierto que países como Brasil, México, y Filipinas autorizan el uso de una vacuna contra los cuatro serotipos del dengue, el Ministerio de Salud paraguayo recordó que ninguna vacuna consigue eliminar al mosquito que transmite la enfermedad.

La inmunización contra el dengue está en fase de prueba y está siendo aplicada en personas entre 9 y 45 años de edad. Hasta ahora ha dado una respuesta eficaz en un 60% de los casos en los tres países que la autorizan. De hecho, según un comunicado del Ministerio de Salud, la vacuna fue efectiva en un 50 % y un 42 % de los casos con serotipos 1 y 2, respectivamente, y en un 74 % y un 77 % de los casos de serotipos 3 y 4.

Estos porcentajes reflejan que “la vacuna fue reactiva y protectora pero no en el nivel ideal para asegurar una protección“, apuntó Arza. “No se discute la relevancia de la vacuna, sin embargo, la inversión en salud debe darnos la seguridad de generar un gran impacto y no convertirse en una falsa seguridad de protección en un país donde los serotipos circulantes y generadores de epidemias más frecuentes son el 1, 2 y el 3“.

La doctora Águeda Cabello, directora general de Vigilancia de la Salud, hizo hincapié en que la vacuna reduce la tasa de hospitalización de los casos de dengue y las formas graves de la enfermedad y destacó que la inmunización otorga una mayor protección en aquellos pacientes que ya tuvieron algún episodio de la enfermedad, y tiene mayor relevancia en zonas endémicas o hiperendémicas del virus.

La aplicación de la vacuna se realiza en tres dosis semestrales, suministradas a partir de los nueve años de edad. Sin embargo, Cabello explicó que es necesario realizar “estudios de costos y efectividad de la vacuna“, que “acaba de salir y no se está aplicando aún a gran escala“.

En Paraguay, segúna los últimos datos facilitados por el Ministerio de Salud, se registraron un total de 16.000 casos positivos de dengue y 4.288 de chikunguña hasta la penúltima semana de 2015, y se verificó la presencia del virus del Zika en la zona de Pedro Juan Caballero, fronteriza con Brasil. Además, Paraguay sufrió una epidemia de dengue en 2013 que supuso 150.000 casos registrados de la enfermedad y se cobró 252 vidas.
..Susana Calvo

In this article