160 mil personas se han unido en la iniciativa denominada Esperanza, de donde nace el proyecto de Ley Orgánica de Lucha contra el Cáncer

La Comisión del Derecho a la Salud recibió nuevo proyecto de Ley Orgánica de Lucha contra el Cáncer

224
224

Cabezas rapadas, miembros amputados, son solo dos secuelas físicas que deja el cáncer, pero esta enfermedad va más allá de lo físico, pues el lado emocional, no solo del paciente, sino de los familiares, es el más afectado. La enfermedad se lleva la vida de alrededor de 8 millones de personas cada año, lo que está a punto de convertir a este mal en la primera causa de muerte en el mundo.

Las historias de valor y lucha se cuentan a cada segundo. Como el caso de Cyndi Torres, que fue diagnosticada de cáncer cuando era niña, hace 27 años. Ella recuerda poco, solo tiene en su memoria las idas y vueltas de un hospital a otro. Hoy vuelve a padecer de cerca el dolor de la enfermedad, no en su cuerpo, sino en el de su pequeña hija de tres años de edad, que fue diagnosticada con el mismo tipo de cáncer que ella, por lo que ahora no sabe si es hereditario.

Lo que Cyndi sueña es que los pacientes de cáncer sean tratados con más humanidad, que en un solo hospital puedan recibir toda la atención que necesitan, pues a veces a la falta de dinero, el malestar que es propio de la dolencia y los efectos secundarios del tratamiento, se suma el que deben trasladarse de una ciudad a otra para recibir atención, esto a pesar de que en muchos casos ya es difícil levantarse de la cama.

Estas son solo algunas de las razones para que alrededor de 160 mil personas se hayan unido en la iniciativa denominada Esperanza, de donde nace el proyecto de Ley Orgánica de Lucha contra el Cáncer, que hoy se entregó a William Garzón, presidente de la Comisión del Derecho a la Salud. La iniciativa busca enfrentar el ataque letal de esta enfermedad con más humanidad. Se sumaron equipos de fútbol, empresa privada, líderes de opinión, gobiernos autónomos descentralizados, organizaciones sociales, la Iglesia y la academia, pues es una ley para todos.

Una pérdida que movió cimientos

Cecilia se llamaba la mamá de Wilson Merino, coordinador nacional de la Red Acuerdo contra el Cáncer. Ella murió a causa de la enfermedad, no sin antes haberle dado una dura batalla. A raíz de ese episodio, Wilson se convirtió en un impulsor de la lucha contra el cáncer, no solo en Ecuador, sino en la región. “Es la primera vez que un proceso ciudadano construido en territorio con miles de pacientes presenta un proyecto de ley orgánica a la Asamblea, con tantas firmas de respaldo”, dijo Merino.

El elemento más innovador de este proceso es lograr que durante seis meses todo Ecuador hable alrededor de este terrible mal que tanto afecta. Por eso se busca una forma de integrarse para luchar contra el cáncer.

Ecuador se convierte en el primer país  en donde la sociedad civil se una a través de un proyecto humano. Para trabajar en la propuesta se hicieron 39 encuentros territoriales con pacientes oncológicos. Recibieron aportes de múltiples sectores, que buscan que se garanticen los fondos a los hospitales especializados, pero no solo eso, sino que lleguen de forma oportuna.

Trabajo en la Asamblea

William Garzón, presidente de la Comisión del Derecho a la Salud, recibió el proyecto y aseguró que se enviará al Consejo de Administración Legislativa para que lo califique y una vez que eso suceda empezará el análisis de forma profunda. “Más allá de las banderas políticas, cuando se trata de salud nos olvidamos de los colores, porque no hay ninguna condición de carácter político, económico ni empresarial, que esté por encima de la salud”, dijo Garzón. Este proyecto se propone trabajar a través de un ejército de personas para compartir una lucha que la compartimos todos.
..AN

In this article