Según Indot, hay 487 personas que están en lista de espera para un trasplante.

La cifra de donación de órganos no cubre la demanda de pacientes en Ecuador

Los pacientes y especialistas coinciden en que la donación de órganos es un acto solidario que regala vida, por lo que se necesita concienciar a la ciudadanía de la importancia de ser donante.

551
551

De acuerdo a los datos recogidos por el Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot) el número de donantes en Ecuador pasó de 63 a 53 de 2013 a 2015 y la cifra de trasplantes de redujo de 326 en 2012, a 290 dos años después.

Hay enfermos que esperan hasta 2 años para recibir un trasplante que pueda mejorar su calidad de vida o les permita sobrevivir. Actualmente en Ecuador existe una lista de espera de 487 pacientes, siendo el de riñón uno de los más requeridos, ya que la cifra de órganos donados no puede hacer frente a la demanda de pacientes que esperan esa oportunidad.

El hospital Luis Vernaza tiene una unidad de trasplante y es la única acreditada en Guayaquil para este tipo de intervenciones quirúrgicas. En él se han realizado trasplantes a 572 pacientes desde 2009 pero, según comenta Manuel Reyes, jefe de anestesiología del hospital, no es suficiente.

La donación de órganos y tejidos, así como el trasplante no es solo un tema de salud, es de compromiso y cohesión social, es el reflejo del interés compartido por todos los ecuatorianos. Los pacientes y especialistas coinciden en que la donación de órganos es un acto solidario que regala vida, ya que más de 30 enfermos pueden salvarse gracias a un solo donador, por lo que se necesita concienciar a la ciudadanía de la importancia de ser donante.

Por su parte, del Ministerio de Salud Pública y el Instituto Nacional de Donación de Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células (Indot) se ha marcado como objetivo lograr el consentimiento efectivo de las personas a la donación de órganos y tejidos, incrementar las tasas de trasplante y gestionar el proceso con transparencia.

..Susana Calvo

In this article