La hipertrofia patológica del corazón está mediada en gran medida por una enzima llamada calcineurina

Investigadores españoles identifican variante de enzima que reduce la hipertrofia cardiaca y mejora la función del corazón

58

Una variante del enzima calcineurina, llamada CnAβ1, que reduce la hipertrofia cardiaca y mejora la función del corazón, y es que hallazgo, realizado por parte de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) y del CIBERCV, ponen de relevancia por primera vez el efecto beneficioso que tiene esta ruta metabólica en el corazón hipertrofico, algo que podría abrir nuevas posibilidades para el desarrollo de tratamientos basados en estos hallazgos.

Como recoge un comunicado del CIBERCV, los resultados del estudio del que se han hecho eco el Journal of the American College of Cardiology (JACC), demuestra además cómo  versiones alternativas de una misma proteína que, producidas a partir de un mismo gen, pueden tener efectos opuestos sobre un proceso biológico o patológico.

El estudio ha sido llevado a cabo por el grupo de Enrique Lara en el CNIC, y por Laura Padrón, María Villalba y Jesús Gómez Salinero como co-primeros autores, en colaboración con los grupos de Jose Antonio Enríquez (CNIC) y Jesús Vázquez (CIBERCV-CNIC) y el de Pablo García-Pavía (CIBERCV- Hospital Puerta de Hierro Majadahonda).

La estenosis aortica, como explican los investigadores, produce un estrechamiento en la vía de salida de la sangre del ventrículo izquierdo en el corazón, causando un aumento de presión dentro del ventrículo. Como explica el Dr. Enrique Lara, “para poder compensar esta sobrecarga de presión y ser capaz de bombear sangre de forma eficaz a través de un conducto más estrecho, el corazón aumenta el grosor de la pared del ventrículo”.

La hipertrofia patológica del corazón está mediada en gran medida por una enzima llamada calcineurina

Aunque esta hipertrofia cardiaca es inicialmente eficaz, con el tiempo se va descompensando. Como indica el comunicado,  se sabe que la demanda sostenida de energía provoca una oxidación excesiva de las proteínas de la mitocondria y una reducción en la producción de ATP, que por emplear un símil, sería el “combustible” que emplean las células del corazón para contraerse. De esta forma, tal y como aseguran los autores de la investigación, “el ventrículo izquierdo se dilata progresivamente y el corazón pierde capacidad de contracción”.

La hipertrofia patológica del corazón está mediada en gran medida por una enzima que, llamada calcineurina, induce la activación de un programa cuya función es producir mayor masa muscular en el corazón. Sin embargo, en este estudio realizado con roedores se ha identificado una variante alternativa de la calcineurina que curiosamente, tiene el efecto opuesto.

En concreto, los investigadores han visto que la sobrexpresión de dicha variante de la calcineurina en el corazón del ratón previene la hipertrofia cardiaca y la fibrosis y mejora la contracción. Por el contrario, un ratón “knockout” que es incapaz de producir CnAβ1, desarrolla hipertrofia cardiaca y una pérdida de capacidad contráctil.

Para identificar el mecanismo molecular responsable de este efecto, los investigadores estudiaron la expresión de ARN mensajeros, proteínas y metabolitos en los corazones de estos ratones. De esta forma encontraron que CnAβ1, ofrece una prestación hasta ahora no conocida, y es que promueve la activación de una ruta metabólica que preserva la capacidad de la mitocondria de producir ATP.  Esta ruta metabólica que, se encuentra activa en algunos tumores, como concluyen los autores del trabajo, “utiliza glucosa para producir serina -en vez de piruvato y lactato-, que a su vez alimenta el metabolismo del tetrahidrofolato y de la metionina para producir diversos metabolitos antioxidantes como el glutatión. La inhibición de la producción de serina a partir de glucosa o de la síntesis de glutatión bloquea el efecto beneficioso de CnAβ1”.
..Redacción

Compartir
In this article