Los gastos de salud del IESS se están orientando en su mayoría al pago del sector privado

IESS apuesta por ampliar la cobertura para reducir gasto en derivaciones a clínicas privadas

Entre 2007 y 2013 el gasto en salud creció un 97%, sin embargo, la ampliación de cobertura, directamente relacionada con el incremento del gasto, no se tradujo en un aumento de la infraestructura de servicios públicos

860
860

Gracias a la implementación de una política de ampliación de la cobertura de los servicios de salud públicos por parte del Gobierno, las clínicas privadas han mejorado sus ingresos y utilidades.

De acuerdo con el informe ‘Privatización de la Salud en Ecuador’, los hospitales y consultorios particulares cubrieron las necesidades del país, beneficiándose del gasto público en salud, en vez de que lo hiciera la infraestructura del Ministerio de Salud y del IESS.

Con ello se generó una nueva modalidad de privatización de los servicios de salud en los últimos años: el Estado mantiene convenios con prestadores externos para satisfacer la demanda, quienes reciben un pago por sus servicios, provocando, además, un monopolio entre las empresas, según Pablo Iturralde, autor del estudio. Las estadísticas confirman este hecho. En 2008, los ingresos operacionales de las clínicas y hospitales privados fueron de 501,3 millones de dólares, mientras en 2012 esa cantidad se duplicó hasta llegar a 1.006,9 millones.

Y es que no sólo que incrementaron sus ingresos, sino que sus activos también aumentaron un 83% en cuatro años, de 381,6 millones a 697,5 millones. Lo mismo pasó con las utilidades, que crecieron un 49% (de 30,9 a 45,9 millones) en el período 2008-2012.

El director del Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDES) también comentó que, en un principio, el mecanismo era sensato: “Si no tengo con qué ofertar todo, me ayudo del sector privado, pero era un período de transición que no sucedió. Ahora estamos de verdad en dificultades porque somos más dependientes que antes del sector privado”.

Por su parte, el presidente Correa, admitió el sábado en Santa Elena que la decisión era “teóricamente” correcta: si hay capacidad del sector privado, no duplicarlo en el sector público, pero reconoció que han existido “bastantes problemas” en la práctica, por lo que “las derivaciones están saliendo demasiado caras”.

Prestación de servicios

Después del año 2000, el gasto en salud se incrementó considerablemente. En 1995, el egreso por ese concepto fue de 734 millones, en 2006 de 2.298 millones y en 2013 de 6.760 millones.

En “valores reales”, entre 2007 y 2013 el gasto creció un 97%, siendo las entidades que más aportaron a ese crecimiento el Ministerio de Salud, con una contribución del 34%, y el Seguro Social, con el 37%, favoreciendo que los ecuatorianos gastasen menos de su bolsillo en salud.

Sin embargo, según dice el estudio, la ampliación de cobertura, directamente relacionada con el incremento del gasto, no se tradujo en un aumento de la infraestructura de servicios públicos, provocando que la mayor parte de la cobertura sea privada. Durante ese tiempo, “el agente que definitivamente perdió, a pesar del gran incremento de su gasto, fue el IESS” porque no creció, sino que “perdió nueve establecimientos”. Por lo que “los gastos de salud del IESS se están orientando en su mayoría al pago del sector privado, en detrimento de ampliar la cobertura”.

Según las estadísticas presentadas por Correa en 2015, las unidades médicas del Seguro Social tuvieron 20 millones de atenciones médicas en emergencias, cirugías, clínicas y consultorios, lo que supuso un gasto de 1.080 millones de dólares, lo que se diferencia de los 780 millones que se pagaron por derivaciones para 6,7 millones de atenciones.

El Presidente mencionó que se registraron costos inflados e intervenciones innecesarias y declaró que no está dispuesto a soportarlo más. Por ello, su decisión es construir la infraestructura propia del IESS “para dar nuestra propia atención”.

Para este nuevo año está prevista la construcción de un hospital de 500 camas en Guayaquil, otro de 120 camas en Machala, un tercero de 100 en Quevedo y un cuarto de 400 en Quito, para lo que se hará una inversión de 521 millones de dólares, tal y como afirmó el mandatario.
..Susana Calvo

In this article