Hospital del Mar de Barcelona estudia la utilidad de la técnica del ganglio centinela en el cáncer de próstata

22
22

Un estudio del Servicio de Urología del Hospital del Mar de Barcelona ha demostrado la utilidad de una nueva técnica del ganglio centinela en el tratamiento quirúrgico del cáncer de próstata.

Como informa el hospital de la Ciudad Condal, este método que, ya se emplea en otros tipos de tumores, como en el de mama o en melanomas, consiste en inyectar al tumor una molécula radioactiva o bien un colorante (normalmente, azul de metileno), que a través de los conductos linfáticos drena hacia los ganglios linfáticos. De esta manera se puede localizar el llamado ganglio centinela, el primer ganglio de drenaje del tumor, que es donde existe una probabilidad más grande de haber recibido células tumorales.

Una vez localizado, se extrae (exéresis) y se evalúa en el Servicio de Anatomía Patológica para determinar si hay o no células tumorales. En caso de que este primer ganglio contenga células tumorales, se extirpan el resto de los ganglios asociados (linfadenectomía) para evitar que la enfermedad se extienda a otras partes del cuerpo.

Iniciativa pionera en España y que pocos centros de Europa están evaluando para el tratamiento quirúrgico del cáncer de próstata

Como explica el Dr. Lluís Fumadó, promotor del estudio y coordinador de la Unidad de Cáncer Urológico del Hospital, decidieron analizar su viabilidad después de ver los buenos resultados en otro tipo de tumores. Una iniciativa pionera en España y que pocos centros europeos están evaluando. “La filosofía es ser más precisos”, destaca, y es que “pinchar solo el tumor y encontrar el ganglio centinela. Hasta ahora, se pinchaba toda la próstata y la precisión del ganglio centinela no era lo suficientemente buena”, añade.

La utilidad de esta técnica para el tratamiento quirúrgico del cáncer de próstata se ha estudiado en una treintena de casos y en 16 ya se tienen resultados definitivos En el 100% de los cuales en que el ganglio centinela no contenía células tumorales, ningún otro ganglio estaba afectado. Estos resultados, si finalmente se consolidan se activará la segunda fase del estudio en la cual, si el ganglio centinela resulta negativo, se evitará la linfadenectomía asociada.

Además de la participación de la Dra. Núria Juanpere, experta en Uropatología del Servicio de Anatomía Patológica, que ha sido la encargada de determinar si había afectación microscópica del ganglio, el estudio ha contado con el apoyo del Servicio de Diagnóstico por la Imagen, en colaboración con el de Medicina Nuclear, en su desarrollo, coordinado por el Dr. Antoni Mestre.

Si se valida la técnica se podrá evitar la extirpación del conjunto de los ganglios linfáticos, un hecho beneficioso para los pacientes, ya que la cirugía será menos invasiva, con menos morbilidad y menos complicaciones quirúrgicas

A la hora de utilizar esta técnica, los urólogos utilizan imágenes obtenidas por resonancia magnética para orientarse e inyectar directamente el marcador (radiotrazador) en la zona del tumor para localizar el ganglio centinela. Gracias a este método, como indica el Dr. Fumadó, se obtienen “una mejor estadificación del paciente, una mejor definición de la enfermedad, y si éste tiene o no metástasis linfática”.

En relación con los pacientes, si se valida la técnica, se podrá evitar la extirpación del conjunto de los ganglios linfáticos. Un hecho positivo, ya que de esta forma “la cirugía será menos agresiva, con menos morbilidad y complicaciones quirúrgicas”, como comenta el Dr. José María Abascal, urólogo y miembro del equipo investigador. El postoperatorio también mejorará. Sobre todo en lo que respecta a evitar la aparición del linfoedema, la acumulación de líquido linfático en las extremidades y en la barriga, que provoca inflamación, dolor y pérdida de movilidad.

En España, en 2017 el cáncer de próstata fue el segundo tumor más diagnosticado en 2017 con 30.076 casos

En España, según el informe ‘Las cifras del cáncer en España 2018’ elaborado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de próstata fue el segundo tumor más diagnosticado en 2017 con 30.076 casos, tras el cáncer colorrectal (34.331 casos). En varones fue el tumor más diagnosticado.

También las complicaciones más infrecuentes pero más graves, como lesiones en venas, arterias y nervios de la región de la pelvis, que pueden afectar al aparato motor o provocar trombosis. “Nos preocupa tener que poner en este riesgo, a pesar de ser infrecuente, a los pacientes”, concluye el promotor del estudio, el Dr. Fumadó.

..Redacción Central

..Foto: Hospital del Mar.

In this article