Investigadores del Centro de Investigación Biomédica de la UTE demostraron implementar un programa efectivo para el país

Generar un lazo empático con el paciente reduce riesgos de enfermedades cardiovasculares

17
17

La capacitación de los médicos de atención primaria (MAP), mediante una intervención sobre el comportamiento centrada en el paciente puede reducir los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares en Ecuador, según el estudio realizado por Marco Fornasini, Nancy Flores, Philip Merriam, Milagros Rosal,  Juan Zevallos, e Ira Ockene.

La investigación se presentó en una publicación especial de la Organización Panamericana de Salud (OPS), para celebrar los 40 años de la Declaración de Alma-Ata.

“Buscábamos aplicar un sistema de tratamiento centrado en el paciente en el cual les involucrase en la toma de decisiones”, ha comentado Manuel Baldeón, coautor y Director del Centro de Investigación Biomédica (Cenbio) de la UTE.

La investigación tenía como objetivo evaluar la factibilidad de implantar un modelo de intervención en el médico y centrado en el paciente en Ecuador a fin de mejorar la capacidad de los médicos de atención primaria para reducir los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV) en los pacientes.

Los expertos realizaron un ensayo clínico aleatorio en consultorios de atención primaria en Quito entre el 2014 y 2016. Durante este tiempo reclutaron 15 médicos de atención primaria y cerca de 200 pacientes con riesgo de desarrollar diabetes tipo II. Ocho médicos fueron entrenados  en el  tratamiento centrado en el paciente y a los siete restantes utilizaron el tratamiento usual para que actúen como grupo de control.

Los médicos recibieron talleres didácticos, donde conocieron técnicas de consejerías y manejo de sus pacientes. El director de Cenbio ha indicado que la relación paciente-médico cambia de una lucha e imposición a una negociación.

Para ello desarrollaron tarjetas y  guías prácticas para que el médico siga una serie de preguntas y consejos que permitan generar un lazo empático y compromiso con el paciente. Al contrario de dictaminar un tratamiento para reducir el peso, por ejemplo, el médico pregunta qué cambios estaría dispuesto el paciente a realizar en sus hábitos, mientras le enseña qué y cómo comer y las implicaciones de malos hábitos en su salud.

Después de un año de estudio, los expertos determinaron que en el grupo de pacientes a los que se brindó la consejería en temas de nutrición, actividad física y estatinas, existió un efecto benéfico para su salud y mejoras significativas en el peso, el índice de masa corporal, niveles de azúcar en la sangre y colesterol.

Los investigadores demostraron que es posible implementar un programa efectivo de prevención en el país, y esperan compartir con las autoridades de Salud Pública. La UTE indicó que para un futuro piensan agregar un factor de análisis que permita calcular el ahorro económico de los programas de prevención, tanto  para el Estado como para los pacientes.

Puedes revisar la investigación aquí:

http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/49468/v42e1392018.pdf?sequence=5&isAllowed=y

…Redacción

In this article