El doctor José Eras expresó el reconocimiento a los homenajeados, por ser amigos, docentes y, particularmente, por su destacada actividad gremial en beneficio de la comunidad médica del país

FME rindió merecido homenaje a destacados colegas

569
569

A las 19h30 del miércoles 13 de abril del 2017, en el auditorio de la FME, el doctor José Eras, Presidente de la Federación, dio la bienvenida a quienes llegaron dispuestos a compartir una velada en la que demostraron su simpatía, amistad y agradecimiento a los homenajeados. El doctor Jorge García, Secretario de la FME, condujo el evento.

Luego de entonar el Himno Nacional, intervino el doctor José Eras y a nombre de la Federación Médica Ecuatoriana expresó el reconocimiento a los homenajeados, por ser amigos, docentes y, particularmente, por su destacada actividad gremial en beneficio de la comunidad médica del país.

Los doctores Andrés Moreno y Carlos López hicieron una exaltación de los méritos del doctor Iván Cevallos, su maestro, colega y amigo, además de expresar su reconocimiento a la fecunda labor de los doctores Gil Bermeo y Pedro Barreiro.

La entrega de los diplomas y botones estuvieron a cargo de la doctora Virginia Gómez de la Torre al doctor Pedro Barreiro; el doctor Julio Álvarez al doctor Gil Bermeo y el doctor José Eras al doctor Iván Cevallos.

El doctor Pedro Barreiro, al agradecer el reconocimiento, ofreció al auditorio un poema de su creación “Preguntas para esta noche” del que transcribimos un fragmento: “Esta noche la palabra ha soltado sus amarras y vuela, como el viento, libre por los pueblos de la patria; va recordando a la gente que su historia no es reciente, que nadie podrá arrebatarle ni sus soles ni sus nombres, que nadie podrá adueñarse de sus fechas, de sus glorias, que nadie podrá cambiarle su vocación libertaria.”

Por su parte, el doctor Gil Bermeo destacó su reconocimiento a quienes, como los doctores Amira Herdoíza y Fernando Sempértegui, le motivaron a incursionar en la actividad gremial y a unirse a la lucha emprendida, en un primer momento, por colegas como Alberto Narváez. Hizo una emotiva remembranza de su padre, como su antecedente, y de su familia, como el futuro.

En su intervención, el doctor Iván Cevallos resaltó que los enemigos de la clase médica se toparon, en él, contra una pared que ha ido golpeada pero no derrumbada. Fue multado por haber abandonado el trabajo sin autorización, pues salió del quirófano, a la Dirección, a reclamar porque una paciente se moría por el daño de los monitores, situación debida a la inopia de la gerente. Multa que me honra pues en 25 años de labor en el Andrade Marín jamás fui llamado la atención, ni siquiera por un atraso, destacó el doctor Cevallos.

La velada concluyó con un brindis que permitió a los asistentes departir, fraternalmente, con los homenajeados.
..FME

In this article