Como solución se ha tomado la decisión de construir la infraestructura propia del IESS y realizar intervenciones los fines de semana

El IESS aporta soluciones para reducir el gasto excesivo a prestadores externos

Durante este 2016 el IESS vivirá un proceso de cambio desde sus mismas bases con el objetivo de ‘recuperar’ a esos pacientes que desde 2008 se atienden con prestadores externos

1104
1104

Hace 12 años, la Dirección General de Salud Individual y Familiar del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) emitió -a través de la Resolución C.D. 020- las “normas técnicas y criterios de calificación de nivel de complejidad de las unidades médicas del IESS y de prestadores de salud”, documento que autorizó a la entidad a “acreditar/calificar a prestadores externos, para brindar atención integral a los asegurados, garantizando solventar la demanda insatisfecha en especialidades médicas que no disponen los establecimientos de salud del IESS”.

Sin embargo, actualmente se está debatiendo la funcionalidad que han tenido las derivaciones de los afiliados a clínicas y hospitales privados. Al finalizar 2008, el IESS, con Ramiro González como presidente, suscribió 27 contratos; para diciembre de 2015 esa cifra se incrementó hasta los 846 convenios.

Entre 2008 y 2015, el IESS ha desembolsado al menos 3.269 millones de dólares a prestadores externos. El pasado 2 de enero, en su primer enlace ciudadano de 2016, Rafael Correa reconoció: “Hemos tenido muchísimos problemas con los prestadores externos” y señaló como inconvenientes los “costos inflados e intervenciones innecesarias”, facturas que igual han llegado al IESS.

El Jefe de la República declaró que “el problema es tan grave que no estamos dispuestos a soportarlo más, compañeros. Por eso se ha tomado la decisión de construir la infraestructura propia del IESS”. En esa cita se resolvió una serie de medidas, como la construcción de 4 nuevos hospitales (1.170 nuevas camas), gracias a la buena situación financiera de la que goza el IESS, según sus directivos y el Gobierno. Además, teniendo en cuenta el aumento de la cobertura de afiliados, que en 8 años el número creció un 136%, se estableció realizar intervenciones quirúrgicas los fines de semana para incrementar el número de atenciones y reducir las consultas represadas en el Call Center.

Durante este 2016 el IESS vivirá un proceso de cambio desde sus mismas bases con el objetivo de ‘recuperar’ a esos pacientes que desde 2008 se atienden con prestadores externos. Pese a que la separación de las clínicas privadas nunca llegará a darse, sí se pretende por lo menos que esa relación sea más barata para el Estado.
..Susana Calvo

In this article