El intrusismo profesional se castiga

El Colegio de Odontólogos de Madrid pide prisión para siete acusados por delito de intrusismo profesional

El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid pide penas de prisión para los 7 acusados de intrusismo profesional.

644
644

El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid -COEM- (España) solicitó, semanas atrás, las máximas penas previstas en el Código Penal para siete personas imputadas en tres procesos por presuntos delitos de intrusismo, ya que ejercían como tal sin la titulación  requerida, con el riesgo que eso implica para el paciente y el perjuicio para la profesión.

Según explica el COEM en un comunicado, el Colegio ha iniciado el proceso penal en tres casos de intrusismo destapados, en uno de ellos en colaboración con la Policía Municipal de Madrid.

En el primer caso están implicadas tres personas, una de ellas protésico dental y las otras dos sin titulación relevante alguna, que realizaban funciones de odontología. Este caso, además, se agrava porque comercializaban un producto blanqueador aún sin autorizar y potencialmente peligroso, por lo que también se les acusa de cometer delitos contra la salud pública. Para estos tres acusados se pide cuatro años de prisión (a cada uno) en un proceso penal que se inició a partir de una denuncia del COEM ante los Juzgados.

En el segundo caso, en el que colaboran el COEM y la Unidad de Investigación Operativa de la Policía Municipal de Madrid, son dos personas implicadas que, una de ellas con un titulo extranjero sin homologar y otra sin titulación sanitaria alguna, presuntamente realizaban actos propios de un odontólogo sin título que los habilitara, por lo que estarían cometiendo ambos, delito de intrusismo. La persona sin titulación sanitaria, era además el titular de la clínica, y presuntamente realizaba todo tipo de actos propios de la profesión, como extracciones, empastes o prescripción de prótesis. En este caso el Colegio solicita la pena máxima establecida en el Código Penal para el delito de intrusismo, que son dos años de prisión para cada uno de los acusados.

Y en el tercer caso, por unos hechos sucedidos en Talavera de la Reina (provincia de Toledo) presuntamente por dos protésicos dentales, el COEM pide la condena por la comisión de un delito de intrusismo al realizar ambos actos propios y exclusivos de la profesión, como son la prescripción, toma de medidas en la boca del paciente y prueba de prótesis.

Desde el COEM,  y en palabras de su presidente, el Dr. Ramón Soto-Yarritu, “la lucha contra el intrusismo profesional es una prioridad para el COEM porque implica no solo un importante riesgo para los pacientes, sino también un perjuicio para la profesión”. Para el presidente, “solo a través de la formación continuada a nuestros profesionales y la defensa de la ética profesional podemos conseguir la excelencia en odontología”. Al respecto añade que ya están puestos “en marcha diferentes programas y proyectos para luchar contra las malas prácticas” y que de esta manera se podrá “ayudar a los pacientes a identificar una buena atención bucodental”, concluye.

Emilio Ramirez

In this article