La repercusión económica de esta doble carga llega al 4,3 % del producto interior bruto

Desnutrición y obesidad cuestan unos 4.300 millones de dólares al país, según la CEPAL

216

En Ecuador, la repercusión económica de esta doble carga llega al 4,3 % del producto interior bruto (PIB), unos 4.300 millones de dólares; y en México al 2,3 % del PIB, unos 28.800 millones de dólares, indicó el estudio presentado en la capital mexicana.

La carga económica que representa la desnutrición en Ecuador y México es de entre 1,5 y 3 veces la carga del sobrepeso y la obesidad, debido a la pérdida de productividad, principalmente, destacó.

No obstante, puntualizó que la carga económica de malnutrición por exceso está en crecimiento y ya alcanza cifras considerables en la región.

En Chile, un país que erradicó la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad generan un costo económico equivalente al 0,2 % del PIB, unos 500 millones de dólares al año, indicó.

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, subrayó que la doble carga de malnutrición afecta de manera creciente a la población pobre y vulnerable, lo que la convierte en un factor más de la desigualdad vigente en la región.

El estudio ha sido resultado de una asociación entre la CEPAL con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para calcular las pérdidas en productividad, salud y educación en México, Chile y Ecuador.

De acuerdo con la investigación se espera que la sobrealimentación se convertirá en “la mayor carga social y económica de la región”.

Desde 2014 al 2078, el sobrepeso y la obesidad proyectan un costo anual estimado de 1.000 millones de dólares en Chile, de 3.000 millones de dólares en Ecuador y de 13.000 millones de dólares en México.

El director regional del PMA, Miguel Barreto dijo que no obstante que en la última década muchos países de ingresos medios han hecho avances en la reducción de la desnutrición, el problema persista y se observa una tendencia preocupante entre comunidades vulnerables con casos de desnutrición y sobrepeso, simultáneamente.

“Tanto la desnutrición como el sobrepeso representan una seria carga para la salud de esas familias, que eventualmente se traduce en pérdidas de productividad y en presiones sobre los sistemas de salud y educación del país donde viven”, comentó Barreto.

El estudio considera que para mitigar estas cargas financieras, los gobiernos deben promover la educación del consumidor, mediante temas como el rotulado confiable de alimentos y programas de activación física.
..EFE

Compartir
In this article