En medicamentos, son alrededor de 10 millones de dólares que invierte el Estado ecuatoriano para combatir el VIH y Sida

Verónica Espinosa: “Ecuador es un referente internacional en tratamiento de enfermedades como diabetes, sida y cáncer”

255

La Ministra de Salud, Verónica Espinosa, realizó un análisis sobre la situación general del servicio de salud pública en el país, destacando que Ecuador se ha convertido en un referente internacional en cuanto al tratamiento de enfermedades como la diabetes, el VIH/Sida, cáncer y también epidemias vectoriales como el dengue, malaria, chikungunya, entre otros.

La máxima autoridad del MSP, destacó que los fenómenos climatológicos y estacionales tienen una repercusión importante en salud. “Sabemos que la etapa invernal es una enemiga de la salud pública porque los cambios climáticos, el incremento de las precipitaciones, saber que las personas están en espacios mucho más cerrados sin ventilación, tiene un impacto en la aparición de epidemias y enfermedades”, aclaró

Por otra parte, Espinosa explicó que los indicadores internacionales, dan la razón al Ecuador sobre la existencia de acciones implementadas. “El Ecuador tiene la letalidad pro dengue más baja de la región de las Américas. Hemos alcanzado y hemos pasado muchísimo las metas que habían sido planteadas en el Plan Nacional del Buen Vivir”, expresó.

La ministra aclaró que las políticas gubernamentales han partido promoviendo el cambio de la lógica de los servicios de salud, entendiendo que es un fenómeno social que implica el verdadero físico y emocional de la comunidad, entendiendo que la base son sus individuos y familias. “Esa intervención está enfocada en actividades de promoción y prevención. Hoy tenemos una fuerte estructura del Ministerio de Salud, enfocada a la promoción y la prevención”, apostilló Verónica Espinosa.

Asimismo, la Dra. Espinosa aclaró que en el caso de las enfermedades vectoriales, hay un cronograma establecido para la fumigación y abatización continua. “En la temporada donde tengo menos mosquitos, estoy analizando acciones continuas de abatización, de fumigación”, precisó.

La ministra aseguró que este fenómeno depende de la acción comunitaria, empoderándose de su rol dentro de la salud y la enfermedad. Además, pese a reconocer que hay muchos avances en materia de salud, hay que entender que los cambios culturales no tienen fácilmente intervenciones a corto plazo. Es decir, entregar un modelo de educación para que una persona cambie sus comportamientos frente a como se alimenta, como vive, como trabaja, aseveró.

“Las intervenciones de hoy tendrán un efecto mucho más potente en el futuro, ahí tengo un ejemplo puntual y es nuestra política del etiquetado de alimentos, el semáforo del etiquetado de alimentos procesados que es, precisamente, un ejemplo de cómo podemos intervenir adecuadamente en el comportamiento de los seres humanos desde muy pequeños”, expresó Espinosa.

En ese contexto, explica que los niños están inculcando un pensamiento desde temprana edad, referente a fijarse en la forma de alimentarse. “Al mismo tiempo, esto genera un comportamiento que yo creo es histórico y que los demás países han regresado a ver al Ecuador, que es el de la propia industria: ¿qué pasa si tengo consumidores que piden alternativas más sanas?, voy a producir productos más sanos porque mi consumidor me pide, me demanda este tipo de producto”, precisó.

En un análisis cualitativo del etiquetado de alimentos en Ecuador, hay resultados que determinan que se ha logrado el objetivo, que los individuos modifiquen sus prácticas alimenticias gracias al etiquetado.

En ese sentido, dice que el etiquetado beneficia a personas que padecen diabetes, a niños, a pacientes con enfermedades crónicas que a través de la información optan por consumir productos más saludables. “La mayor razón por la que están muriendo los ecuatorianos y ecuatorianas es por la diabetes mal controlada, cuando se controla adecuadamente, cuando hay una buena dieta y un buen manejo clínico, las personas pueden llevar una vida normal y tienen la misma expectativa de vida de una persona sana”, aseveró.

En el caso del VIH, dijo que hay logros enormes en el país respecto a esta enfermedad. “El Ecuador tiene una política extremadamente favorable para el manejo del VIH, obviamente siempre nos faltará mucho por hacer pero nosotros otorgamos tratamiento universal y gratuito”, enfatizó.

En medicamentos, son alrededor de 10 millones de dólares que invierte el Estado ecuatoriano para combatir el VIH y Sida. “Además (el tratamiento) tiene que venir acompañado de pruebas de laboratorio, seguimiento clínico, muchas de estas personas pudieron quedar en el abandono. Hay 30 mil personas menos que se mueren en nuestro país, gracias a estas intervenciones por causa del VIH”, indicó.

Asimismo, la ministra aseveró que el diagnóstico de esta enfermedad es muy complicado. “Hay mucho estigma, mucho miedo de hacerse la prueba del VIH porque las personas creen que es una condena de muerte”, explicó.

En cuanto al cáncer, dijo que esta es parte de la transición epidemiológica, pues antes se moría por infecciones. “Estamos en este doble mundo donde todavía tenemos enfermedades de la pobreza, pero también tenemos las enfermedades del desarrollo, del sedentarismo, del consumo de tabaco, como el cáncer”, precisó. En cuanto a esta enfermedad, también se trabaja en la prevención. El Estado entrega anualmente más de US$60 millones, adicionalmente le compra servicios para atención de pacientes de la red pública por otros US$60 millones.

Respecto al consumo problemático de alcohol y drogas, en el país, dice que no son solamente una patología sino que son un fenómeno social, pues tiene relación con una serie de condicionantes como la salud mental, que se ve afectada generalmente por el entorno social.

“Aquí hay una serie de intervenciones que tienen que implementarse, porque una cosa es garantizar el tratamiento de la persona que es alcohólica, sin embargo no depende de manejar eso sino evitar”, complementó.
..Redacción

Compartir
In this article