El objetivo es ligar la ciencia y la investigación con la problemática social

Brigada Estudiantil de la FME inicia proyecto de intervención en Pedernales

La Brigada ha iniciado con un proyecto de intervención junto a la Internacional de Servicios Públicos sobre Zyka, Dengue y Chikungunya y trauma postraumático en la zona afectada por el terremoto

291

La Federación Médica Ecuatoriana organizó la Brigada Estudiantil Eduardo Estrella cuyo objetivo es ligar la ciencia y la investigación con la problemática social. La Brigada ha iniciado con un proyecto de intervención junto a la Internacional de Servicios Públicos sobre Zyka, Dengue y Chikungunya y trauma postraumático en la zona afectada por el terremoto, específicamente en Pedernales. Los brigadistas han ingresado ya dos veces a la zona, el 29 de septiembre fue la segunda ocasión.

La intervención en Pedernales consta de varias fases que van desde la georeferenciación hasta la atención médica a los pobladores de la zona. Los dirigentes comunitarios, barriales y sindicales de Pedernales recibirán capacitación respecto al control comunitario de este tipo de enfermedades, transmitidas por vectores y por transmisión sexual.

El siguiente proyecto de la Brigada será en los barrios populares de Quito bajo el mismo objetivo poner a la ciencia, al conocimiento y a la investigación al servicio de las necesidades de nuestra población.

A todos los estudiantes de cualquier carrera de ciencias de la salud que deseen ser brigadistas se pueden comunicar con la FME a través de nuestras redes sociales. E invitamos a nuestros lectores a ver la galería de imágenes de las visitas y el trabajo de la Brigada Estudiantil Eduardo Estrella.

Compartimos algunos testimonios de los brigadistas:

La realidad social de Pedernales
La primera impresión que se tiene al llegar y observar a un pueblo azotado por una catástrofe natural. Me sorprendí al ver la forma en que los pobladores se encuentran en sus respectivos lugares de trabajo luchando por recuperar todo lo perdido, la actitud y la alegría de esta gente es increíble. Si es por su actitud da la impresión de que nada ha pasado. Se puede observar a todo el mundo intentando retomar sus actividades cotidianas. Las calles completamente limpias. La única evidencia del triste acontecimiento son los terrenos vacíos con pequeños escombros que revelan lo que en algún momento fueron: un restaurante, un hotel o el hogar de una familia, quizá hoy incompleta.

Es cuestión de horas para observar la realidad social en la que se encuentran nuestros hermanos. Hablar de pobreza es complejo y contradictorio. Se ve gente en carpas en pésimas condiciones junto a sus casas no habitables, gente reconstruyendo lo que quedó de sus viviendas con arena de playa, y albergues con televisión paga.

1

Otro tema muy importante es el desempleo. Hay un comercio levemente fluido, los restaurantes y transportistas (moto taxis) dispuestos a brindar sus servicios, pero también tuve la oportunidad de conocer un profesional desempleado que se encontraba en un albergue y que la única ayuda que solicitaba era una fuente trabajo, para poder llevar a su familia a un lugar mas digno.

Geovanny Chuchuca, brigadista.

Superando el 16 de abril
En los últimos cuatro meses, Pedernales y sus habitantes han hecho frente a las pruebas que el terremoto dejó. El 26 de agosto visité la zona; los refugios, la periferia de Pedernales y hablé con sus pobladores sobre lo que sintieron el día de la catástrofe, y su percepción con respecto al cambio que se suscitó en su estilo de vida.

El esfuerzo por recuperar lo perdido es evidente. Los moto taxis se desplazan a toda marcha de una calle a otra en busca de turistas, algunos restaurantes atienden a sus comensales bajo techos de caña, sostenidos por pilares de madera, con un acabado artesanal, los hoteles sobrevivientes se encontraban copados. Dicho esfuerzo se percibe en todos los habitantes, pero al recorrer sus calles, es difícil no recordar el 16 de abril. Terrenos baldíos donde había hoteles de hasta 10 pisos, escombros aún por retirar de lotes ahora en venta. Personas abasteciéndose de agua en los campamentos de refugiados. Estas son las heridas sangrantes que no dejan a Pedernales, olvidar lo sucedido. Amaneceres taciturnos. Amaneceres sin música acompañando las primeras horas de trabajo de comerciantes y artesanos, rostros cansados que revelan noches de insomnio, miradas perdidas y desconfiadas ante cualquier ruido inesperado del viento o el tránsito de autos y vehículos. Todo esto me dice que no será fácil superar aquel 16 de abril.

Álvaro López, brigadista

¿Cuáles son las verdaderas necesidades de nuestra población en Pedernales?
A esta simple pregunta, tenemos múltiples respuestas, ya sea en los medios de comunicación, comentarios de las personas o por redes sociales, pero ¿Qué es lo que realmente necesitan nuestros compatriotas en las zonas afectadas por el terremoto? ¿Ropa, comida, vestimenta?

Es una pregunta bastante compleja de contestar debido a la magnitud de la catástrofe. La variedad de personas que se han levantado y han empezado a construir su casa, su negocio, y por otra parte, las personas que viven en albergues, los cuales cuentan con comida, agua, vestimenta, e interacciones sociales que les permitan superar el incidente ocurrido. Al platicar con los pobladores, algunos de ellos, mencionan distintas necesidades como la falta de empleo, escaso ingreso económico, entre otras.

3

Al terminar las entrevistas, los brigadistas nos sentamos a discutir sobre nuestras distintas experiencias en Pedernales, y así, llegamos a concluir que al fomentar el turismo en Pedernales, no solo ayudamos a promover el empleo sino también, con ello, el sustento económico que tanto aflige a nuestra población. Para finalizar, se debe recalcar, que la población de las zonas afectadas por el terremoto se encuentran en continua gratitud con la solidaridad de nuestra gente. Sabemos que pronto Pedernales estará en mejores condiciones que las actuales.

Lissette Jiménez Espinoza, brigadista

Compartir
In this article