El tratamiento actual no logra erradicar por completo las células malignas

Un estudio en EE.UU. ha identificado que la combinación de dos medicamentos inhibidores puede curar la leucemia mieloide crónica

La combinación del inhibidor enzimático de la tirosina quinasa BCR-ABL y otro medicamento inhibidor conocido como venetoclax (BCL-2) ha demostrado una “respuesta alentadora” en los ratones

281

Un estudio del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas (Estados Unidos) en ratones ha identificado que la combinación de dos medicamentos inhibidores puede curar la leucemia mieloide crónica (LMC) y abaratar los costos del tratamiento.

Y es que la relevancia de esta investigación que, ha sido publicada en la revista Science Translational Medicine es grande, ya que abre una puerta a la esperanza en la cura de este tipo de cáncer que, a día de hoy, su tratamiento actual no logra erradicar por completo las células malignas.

Según los investigadores, la combinación del inhibidor enzimático de la tirosina quinasa BCR-ABL y otro medicamento inhibidor conocido como venetoclax (BCL-2) ha demostrado una “respuesta alentadora” en los ratones y tasas de curaciones tanto para la fase crónica de la enfermedad como para la fase terminal.

El inhibidor BCR-ABL, el tratamiento estándar actual, permite a muchos pacientes una remisión, pero no erradica totalmente las células cancerígenas. En algunos pacientes, el cáncer vuelve en un modo intratable” y supone, en semanas o meses, su muerte, tal y como apuntan algunas de las conclusiones del estudio.

Como las células cancerígenas no son erradicadas por completo, los pacientes deben seguir medicándose con BCR-ABL por el resto de sus vidas para evitar que la enfermedad recurra en su fase terminal. En Estados Unidos, ese tratamiento tiene un costo de 100.000 dólares anuales y muchos pacientes no se lo pueden permitir.

Nuestro estudio en ratones demuestra que combinar BCL-2 y BCR-ABL tiene potencial para curar la leucemia mieloide crónica y mejorar los resultados para los pacientes”, indica el profesor Michael Andreeff, que lideró la investigación junto a su colega Bing Carter que, por su parte, apunta que los tratamientos de larga duración con BCR-ABL “tiene un costo alto tanto en efectos secundarios como financieramente” por lo que la combinación con BCL-2 “puede ser una solución” para los enfermos.

Como indica la Fundación Josep Carreras, la LMC representa el 15-20% del total de leucemias. Es una patología de adultos y, de forma muy poco frecuente, puede observarse en niños (solo un caso de cada millón de habitantes y año).
..Redacción

Compartir
In this article